dilluns, 16 d’octubre de 2017

UN AÑO MÁS

Ya llevamos un mes desde que iniciamos este curso y, francamente, parece que fue ayer cuando conocimos a nuestros nuevos alumnos. En la mayoría de los casos jóvenes ilusionados que se aventuraban en este nuevo proyecto que es la formación profesional. También es cierto y, no vamos a negarlo, que podíamos identificar en las caras de alguno de ellos su desconcierto y no saber exactamente porque se habían matriculado en estos estudios. Para todo el equipo de profesionales que formamos  el departamento de ciclos formativos de la escuela Pàlcam nuestra meta es muy clara y definida: no podemos traicionar la confianza que estos jóvenes y sus familias han depositado en nosotros y es nuestra obligación dedicar todo nuestro esfuerzo en conseguir que alcancen sus objetivos.

También es muy curioso constatar el pánico que a buena parte de mis alumnos les invade cuando iniciamos la técnica de la comunicación verbal, el conseguir presentaciones persuasivas que les permitan alcanzar los objetivos que se han  marcado ante su auditorio. Es una verdad incontestable el hecho por el cual será muy difícil cumplir tus aspiraciones profesionales si no eres capaz de defender en público tus logros y tus méritos. Nos hemos planteado por qué esta habilidad imprescindible está tan poco trabajada en las escuelas, cómo es posible que los alumnos de bachillerato deban defender sus  trabajos de investigación sin que nadie les haya explicado cómo hacer una buena presentación. No podemos obviar una realidad a la que todos nuestros alumnos deberán hacer frente cuando se incorporen al mercado laboral. Todo ello me retrotrae a mi propia experiencia cuando tuve que hacer mi primera presentación por motivos laborales poco después de finalizar mi carrera universitaria, UN ABSOLUTO DESASTRE, todo un licenciado en económicas que no fue capaz de transmitir de una manera convincente aquello que se había marcado, todo un licenciado en económicas que no fue capaz de hacer atractivo su discurso y se embadurnó en un sinfín de datos y cifras que sumergió a su audiencia en los brazos de Morfeo, pero QUIÉN ME HABÍA ENSEÑADO A REALIZAR UNA BUENA PRESENTACIÓN?

Desde entonces me propuse mejorar en mis habilidades comunicativas y poco a poco es lo que intentamos inculcar a nuestros alumnos en todos nuestros ciclos formativos.  Nadie puede decir que la tarea sea fácil pero cuando se afronta con ilusión, los resultados son más que evidentes.

Para acabar os quiero dejar con esta frase que puede ser un buen elemento de reflexión:
El éxito de tu presentación vendrá dado no por el conocimiento que transmitas sino por el que reciba el público.


Ricardo Llopart
Director Ciclos Pàlcam


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada